martes, 17 de noviembre de 2009

La VIOLENCIA SOCIAL un hecho cotidiano

Foto grupal del Taller en Simposio nov 20/11 /09 en APA
La VIOLENCIA SOCIAL un hecho cotidiano

La violencia es en nuestra sociedad un hecho cotidiano, incorporado a nuestras costumbres, manifiesta u oculta, confesada cinicamente o encubierta con mentiras o racionalizaciones, presente en las relaciones entre los individuos o los pueblos, califica este tramo inicial del siglo denunciando la condición de invalidez y envilecimiento a que es sometido el hombre contemporaneo. Estamos de hecho sumergidos en una violencia que bombardea y nos bombardea desde distintos vértices: violencia familiar, violencia y maltrato infantil, violencia y abuso sexual, violencia en la agresividad sádica del delincuente y en la agresividad del ciudadano común, violencia en el football, violencia del poder político y del poder económico. Fatigosa enumeración de aspectos múltiples de una sociedad y una época violentas, que se autoreflejan en espejos a veces deformantes, siempre refractantes, que nos apabullan y confunden......

Convengamos en que el modo en que se nos informa diariamente acerca de esa múltiple violencia, es índice de la misma , que rebota desde la radio, la televisión, los diarios, la opinión pública, el comentario del mercado.

La violencia informativa es deletérea: mucha gente, agobiada por sus problemas, no puede digerir tantas noticias deprimentes. Junto con el buen propósito de informar y de fomentar la participación se desliza, un ingrediente destructivo, ya que la denuncia sistemática de la violencia social y política, opera en diversos niveles: suscita desesperanza y miedo; aumenta el descreimiento; opaca el horizonte vital; genera más violencia...Tenemos para esto que vincular la realidad exterior con la realidad del mundo interno de la cual nadie puede escapar, pero que muchas veces es negada, postergada y desvalorizada por suponer que una situación de tanta urgencia social como la que vivimos, impide ocuparse de las realidades personales, subjetivas, interiores..... Ante una situación de violencia quisiera reflexionar sobre dos reacciones afectivas opuestas que podemos experimentar.La primera y la mas común es el temor, el miedo.El temor es una fuerza paralizante.Rendirse y huir ante el peligro o amenaza externa o interna.Incapacita para superar el peligro, encerrarse en sí mismo.Cuanto más grande el temor, más disgregación,” salvese quien pueda,” falta de solidaridad e incapacidad de coordinar acciones adecuadas de defensa.Limita la creatividad, la imaginación,paraliza la mente.La reacción contraria es la capacidad de indignarse, emoción necesaria para superar la paralización frente al temor....fragmento de art.de la autora Dra.Cecilia Moise

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada