lunes, 13 de febrero de 2012

Qué hacer para que al volver de las vacaciones no sea un problema


El regreso al trabajo luego de un descanso obliga a enfrentar una nueva realidad.
Está irritable, ansioso, tiene problemas para dormir y anda desganado, ¿necesita unas vacaciones? No, acaba de regresar. Por obra y gracia de las ironías de la vida existe el estrés postvacacional, un síndrome que afecta a las personas cuando retoman las actividades habituales después de un receso.

Aunque parezca raro sufrir estrés después de pasar por un periodo de descanso, para los especialistas no lo es, ya que “el estrés tiene que ver con la capacidad de adaptarse a las circunstancias, y al volver de las vacaciones hay que enfrentar una nueva realidad”, explica el doctor Daniel López Rosetti, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina del Estrés (SAMES). Cefaleas, dolores musculares, alteraciones gástricas, palpitaciones, transpiración excesiva e insomnio son los síntomas más comunes a nivel físico. Mientras que la inseguridad, la irritabilidad y el desgano son los más habituales en el plano emocional.

Como “la sintomatología del estrés es de aparición lenta, solapada e insidiosa es probable que las personas se vayan acostumbrando a los malestares”, apunta López Rosetti. Lo importante es estar atento a los mensajes que envía el cuerpo, “porque si uno no los escucha en un momento dado esos síntomas se hacen más intensos y constituyen una enfermedad”, advierte.

Para no sufrir estrés postvacacional lo ideal es “retomar las actividades en forma lenta y progresiva, no llenar la agenda de golpe. Hay que tomarse un tiempo para organizarse”, aconseja la doctora Laura Orsi, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA). Además, se recomienda “empezar por las actividades que más se disfrutan y mantener periodos adecuados de descanso y relajación”, agrega la doctora Liliana Novaro, psiquiatra y psicoanalista de APA ....
Además, hay que tratar de incorporar en la vida diaria las cosas positivas que se vivieron durante las vacaciones. “En el receso suelen aparecer ideas, intereses, proyectos nuevos y una relación más distendida con los afectos y la sexualidad. Es importante que todo esto no se pierda al volver a la rutina”, sostiene Orsi.
El estrés comparte síntomas con otros síndromes como la depresión o el ataque de pánico, lo cual puede dificultar aun más el diagnostico. Novaro aporta algunas pautas para reconocerlo. “En el estrés, por ejemplo, predomina la ansiedad, mientras que en la depresión la tristeza”, explica. Además, “el estrés postvacacional puede superarse con el correr de los días, pero no sucede lo mismo con otros síndromes”.
En todos los casos, lo mejor es consultar a un profesional de la salud. Sobre todo “si los síntomas persisten entre 15 y 30 días después de haber regresado”, explica Novaro de APA -extractado de art. -http://www.clarin.com/sociedad/salud/hacer-volver-vacaciones-problema_0_645535579.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada