jueves, 8 de diciembre de 2011

Emprender después de los 45: la empresa propia puede estar más cerca de lo que usted imagina


Emprender después de los 45: la empresa propia puede estar más cerca de lo que usted imagina Impulsados por una fuerte necesidad de realizarse profesionalmente y sentir un nuevo desafío, cada vez más argentinos se animan a armar el negocio propio mientras transitan la década de los 40. Casos de éxito. Pasos a seguir. Recomendaciones de expertos para quienes quieren iniciar una nueva etapa Por Cecilia Novoa
Impulsados por una cuestión económica pero, sobre todo, por una fuerte necesidad de llevar adelante un emprendimiento, realizarse profesionalmente y ponerse un nuevo desafío en sus carreras, cada vez más argentinos se animan a armar la empresa propia mientras transitan la década de los 40.
Así, en paralelo al creciente número de jóvenes que le dice "no" al mundo corporativo y a quienes "peinan canas" también se ven seducidos por la idea de sentirse sus propios jefes.
Como punto a favor, tener más de 45 años proporciona el valor agregado de la experiencia, que permite anticiparse a los posibles problemas que se presentarán, y conlleva cierta capacidad de tolerancia a la frustración que requiere este tipo de trabajos.
No todos son exitosos, es cierto. Sin embargo, quienes se animen a dar el salto con seguridad aprenderán y crecerán laboral y profesionalmente.
"El hecho de emprender es una etapa necesaria dentro de la carrera. Y cada vez existen más emprendedores que han pasado por las universidades y adquirido una sólida formación", enfatiza Jordi Vinaixa, Director Académico del Instituto de Iniciativa Emprendedora de ESADE Barcelona.
Para Laura Orsi, médica miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), "la década de los 40 es un buen momento para volver a empezar."
"Muchas veces, se trata de una época de balances y replanteos respecto del qué hice y de lo que me gustaría hacer en esta etapa. Otras, el motivo es la necesidad de un cambio de perfil o actividad, una necesidad económica o, simplemente, poder por fin ocuparme de mi deseo", dice.
Además -remarca la psicoanalista- los que siempre trabajaron en relación de dependencia, pueden, al emprender, cumplir el sueño de la autonomía y ver cómo se manejan por su cuenta.
Y aporta otro dato no menor: la década de los 40 es una etapa de la vida en la que está muy en juego la necesidad de "trascender".
En opinión de Orsi, "nunca es tarde para desarrollar las capacidades. Los que logran promover su crecimiento y realización personal, se enriquecen, se sienten mejor con ellos mismos y, por lo tanto, con su entorno, ya sean amigos, pareja o familia."
Los que triunfaron
Pero, ¿cómo lograr un emprendimiento productivo y, por ende, exitoso? Para Gloria Cassano, experta en coaching de carrera, las personas que lo consiguen son aquellas que eligieron hacer algo que les gusta, una vocación, a veces dormida u olvidada, un interés compartido con un amigo o familiar, o una visión de un negocio con características originales. O todo esto junto, lo cual garantiza aun más el triunfo.
Pero como en la Argentina los cambios económicos no siempre ayudan a prever las dificultades, los expertos aconsejan a los emprendedores rodearse de profesionales en las áreas clav Combatir el miedo y superar la frustración Para los "entrados en años", al encarar un nuevo proyecto, además de animarse, combatir el miedo que provoca "lo nuevo" o el cambio, Orsi remarca la necesidad de "superar la frustración, la fobia y la vergüenza que a veces produce empezar o recomenzar".
La integrante de APA subraya, a su vez, la importancia de probar diferentes alternativas, ya que "no siempre se consigue lo a uno le gusta fácil o rápidamente".
Por este motivo, lo ideal es tomarse tiempo, no desanimarse ni desilusionarse, y seguir intentándolo. "El logro obtenido, generalmente, mejora la autoestima y la confianza", asegura.
Para los que están por empezar, una buena noticiaEn Capital Federal, aquellos que están a punto de dar el salto hacia el mundo emprendedor, pueden verse beneficiados por una normativa que días atrás sancionó la Legislatura porteña.
Se trata de la "Ley de Promoción para las Nuevas Empresas en la Ciudad" en virtud de la cual quienes constituyan una nueva empresa, facturen menos de $1.000.000 al año y tengan al menos dos empleados, estarán eximidos de pagar el Impuesto sobre los Ingresos Brutos en su primer año y pagarán solo el 50% en el segundo año de vida.
El régimen -al que las empresas o emprendimientos interesados podrán acceder de manera automática a través de una inscripción online- deberá ser ahora reglamentado por el Ministerio de Desarrollo Económico porteño. Se estima que entrará plenamente en vigencia entre marzo y abril próximos.
"Esta iniciativa no tiene precedentes en el país ni en la región y generará importantes beneficios para los emprendedores que desarrollen sus proyectos en la Ciudad de Buenos Aires", aseguran desde el Gobierno porteño.
Según el subsecretario de Desarrollo Económico, Gustavo Svarzman, "se trata de un importante incentivo para que los pequeños emprendimientos que ya están funcionando puedan transformarse en empresas formales y así ampliar las oportunidades de desarrollo personal y profesional que la Ciudad, de por sí, ofrece a los emprendedores".
De acuerdo a las estimaciones de la Subsecretaría, la nueva ley contribuirá a incrementar entre el 15% y el 20% el número de nuevas empresas a crearse en la Capital Federal en los próximos cinco años y a disminuir en un 10% su tasa de mortalidad.
Se espera que el régimen se traduzca en la consolidación de unas 12.000 nuevas empresas sustentables en el próximo quinquenio, lo que representa entre 40.000 a 45.000 nuevos empleos.
Un poco de suerte también viene bien
estractado de :http://management.iprofesional.com/notas/127020-Emprender-despues-de-los-45-la-empresa-propia-puede-estar-mas-cerca-de-lo-que-usted-imagina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada