sábado, 19 de enero de 2013

La convivencia durante las vacaciones, un desafío que muchas parejas no pasan

Los expertos aseguran que ésta es la "temporada de divorcios", ya que el tiempo compartido desnuda desencuentros que la rutina del año tapa

Por José Miguel Aguilar
LA NACION
Las vacaciones veraniegas suelen ser las más esperadas por muchas parejas por ser un espacio para relajarse, pero también se convierten en un período de revelaciones. El tiempo libre y más momentos para compartir suelen servir como catalizadores para que afloren discordias.
"En la temporada vacacional, la pareja comparte mucho tiempo, y es algo a lo que quizá no están acostumbrados. El trabajo de cada uno puede funcionar como un intervalo libre que hace aflojar la tensión producida al estar juntos. Hay un factor importante que durante esos días se pone de manifiesto: el desconocimiento. ¿Quién es ese otro con el cual comparto mi vida?", explica la licenciada Graciela Faiman, miembro didacta de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), especialista en psicoanálisis de familia y pareja.
Faiman afirma que durante el año, a partir de las demandas laborales, la pareja comparte menos tiempo y que en algunos casos es quizás demasiado breve, por lo que no hay una percepción de los cambios propios y del otro. La psicoanalista expresa que en las vacaciones compartidas pasar de lo que se cree conocer a la realidad puede ser un giro dramático.
Más allá de los problemas habituales de convivencia durante el verano también es común que afloren discordias vinculadas a las luchas de poder entre los miembros de la pareja. "Aunque las personas se quieren, les cuesta tolerar el disenso, que el otro piense o sienta diferente. Por momentos viven como enemigos. Esto a veces se remite a problemas de autoestima y confianza que no exteriorizamos o comunicamos", dice la  medica psicoanalista Laura Orsi. de APA y Full member IPA

Faiman explica que si la pareja lleva ya muchos años de convivencia puede ocurrir que alguno o tal vez ambos hayan experimentado cambios fuertes en su personalidad que han pasado inadvertidos para el otro. "En el momento de las vacaciones, ese encuentro produce el choque entre lo que creíamos y la realidad. «¡Vos antes no era así!» puede ser la queja común en la pareja", señala.

Psicólogos y abogados especialistas en divorcio aseguran que las vacaciones de verano dejan a su paso una hilera de discusiones y rupturas que se reflejan en los meses posteriores......
Faiman afirma que para evitar que las vacaciones de verano se conviertan en un campo de batalla es necesario dedicarle tiempo a la relación el resto del año. "Hay que pasar más tiempo juntos, dialogar y conocerse", dice la especialista, que también recomienda no hacer planes exagerados para el verano, que terminan convirtiéndose en una gran exigencia y generadores de frustración y discordia.
Laura Orsi afirma que una sana convivencia puede lograse con elementos que todos conocen pero que pocos aplican: el diálogo, la complicidad, la ternura, el respeto mutuo, la confianza y la flexibilidad. "Es necesario negociar con tu pareja, los conflictos pueden solventase si hablamos constantemente, no esporádicamente.extractado de art."http://www.lanacion.com.ar/1547049-la-convivencia-durante-las-vacaciones-un-desafio-que-muchas-parejas-no-pasan-con

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada