viernes, 22 de enero de 2010

El estrés el peor enemigo al volver de vacaciones


El estrés el peor enemigo al volver de vacaciones
La tendencia de ocupar la agenda apenas se depositan las valijas puede atentar contra el descanso ganado especialistas consultados por lanacion.com aconsejan aprovechar el regreso para proyectar el año con serenidad
Noticias de Información general: anterior siguiente Viernes 22 de enero de 2010
Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

Por Valeria Vera
De la Redacción de lanacion.com
vvera@lanacion.com.ar

Las vacaciones no alcanzan y aterrizar en la rutina no es tarea sencilla. La necesidad de conectarse en forma inmediata con tareas pendientes en la casa o la oficina pueden generar situaciones de estrés en el regreso.

Ocurre que cada vez con más frecuencia las obligaciones laborales o la falta de presupuesto obligan a acortar los tiempos de descanso de los turistas. Expresiones del estilo «Acabo de volver y ya me siento agotado» inundan los pasillos de la oficina las charlas de ascensor las mesas de café y las sesiones de terapia.

La clave según sugieren psicólogos consultados por la nacion.comes respetar el tiempo de adaptación que transcurre entre la etapa de relax -asociada a las vacaciones- y las tareas cotidianas que empiezan a pelear por un lugar en la agenda apenas se guardan las valijas.

"Lo ideal es retomar las actividades lenta y progresivamente. Tomarse el tiempo para organizarse conciliar nuevos intereses proyectos y propuestas (dieta gimnasia cursos) y tratar de no sobrecargarse demasiado" indicó a este medio Laura Orsi psicoanalista y miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA).
La sensación de que resulta difícil adaptarse al ritmo y a los horarios habituales no es ajena al proceso. "Suele haber irritabilidad ansiedad desgano tristeza trastornos del sueño y somatizaciones de todo tipo"señaló. Y añadió que justamente por eso es fundamental "no enchufarse y querer todo ya" a las pocas horas de haber regresado.

Para Liliana Novaro médica psicoanalista y psiquiatra el estrés posvacacional aparece cuando la persona no logra articular el mecanismo que le permite pasar de un momento a otro. "La adaptación natural implica tomarse el tiempo necesario para hacer el pasaje entre las vacaciones y la rutina cotidiana es decir estar satisfecho por lo vivido durante el descanso poder darlo por terminado hasta las próximas vacaciones y sentir entusiasmo por los proyectos a desarrollar".

"Si las personas no se dan ese tiempo y llenan la agenda muestran esa dificultad de vivir paso a paso cada una de las cosas de la vida. Podríamos preguntarnos qué se esconde detrás de ese apresuramiento" reflexionó.

El psiconalista Harry Campos Cervera advirtió además que tampoco faltan los casos de personas que experimentan sentimientos de culpa o temor de que se descubra que son prescindibles en sus trabajos por el sólo hecho de no estar por unas semanas: "Esto no sólo convierte en conflictivo al retorno sino que además alimenta la necesidad de desarrollar una hiperactividad para reparar su ausencia".

Ocio creativo. Lejos de los efectos negativos asociados al regresola vuelta de la playa o las montañas el desembarco en la oficina puede representar si se lo sabe aprovechar un buen momento para generar cambios de hábitos y costumbres.

"Ese tiempo puede servir para renovarse disfrutar y lograr cambiar de hábitos y actitudes. En este ocio creativo suelen aparecer intereses nuevos que no se deben perder así como la capacidad de juego y de cultivar una relación más distendida con los afectos y la sexualidad. Hay que evitar entrar en la vorágine propia del año desde el comienzo"recomendó Orsi.

En este sentido Novaro insistió en utilizar estos momentos para reflexionar sobre la calidad de los vínculos que se mantienen a diario y considerarlos como fuente de energía positiva.

Cada persona debe encontrar su ritmo y modalidad de desconexión y conexión con las actividades.

Algunos saldrán del trabajo para comenzar las vacaciones y regresarán de ellas inmediatamente a las actividades habituales mientras que otros requerirán de un intervalo mayor que medie entre ambas actividades.

Consejos para no estresarse

Respetar los tiempos de adaptación
Fortalecer el estado de relax o de "slowdown"
Apelar por una relación más distendida con la pareja los hijos y los amigos
Fomentar cambios de hábitos y costumbres
Trazar las metas del año en forma progresiva
No ocupar con demasiadas actividades la agenda
Evitar regresar la noche anterior a retomar las obligaciones laborales-http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1224046

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada