miércoles, 21 de octubre de 2009

Cada vez más compañías flexibilizan las licencias por maternidad


Lunes 25 de Agosto de 2008
Cada vez más compañías flexibilizan las licencias por maternidad

Publique su comentario
Según un estudio realizado a 800 gerentes de RRHH el principal objetivo que persiguen las firmas es permitir un mejor balance entre vida laboral y familiar
Con el objetivo de mejorar la calidad de vida laboral, cada vez son más las empresas que flexibilizan las licencias por maternidad y paternidad.

De acuerdo con un estudio realizado por SEL Consultores para la consultora de Recursos Humanos Manpower, el 24% de las compañías argentinas, tanto en el ámbito público como en el privado, permite el trabajo part time una vez finalizada la licencia por maternidad y el 21% extiende la que se otorga por paternidad, según publica el diario La Nación en su edición de hoy. El estudio -realizado el año pasado a partir de entrevistas con 800 gerentes de Recursos Humanos de firmas de todo el país y de rubros variados- da cuenta que las tendencias marcan que, a los fines de permitir un mejor balance de la vida laboral con la familiar, cada vez más empresas flexibilizan el trabajo cuando un empleado tiene un hijo. Tal como destaca el matutino, el trabajo de SEL Consultores demuestra que esta tendencia se da en cualquier firma, sin importar su rubro, tamaño o ubicación.A este dato se le suma una inquietud poco admitida por numerosos empresarios que aseguran que una licencia por maternidad de 90 días y, más aún, la extensión de ese plazo por otro sin goce de sueldo (ambos previstos por las leyes), les implica un gasto extra a la hora de tener que reemplazar a la empleada ausente.Qué dice la legislación vigenteEn la Argentina las mujeres representan el 42% del personal ocupado y el 2,8% de ellas reciben anualmente la licencia por maternidad. La ley 20.744, de contrato de trabajo, establece que una empleada embarazada tiene derecho a 90 días de licencia, que debe comenzar al menos 30 días antes de la fecha de parto. Durante ese período recibe como asignación familiar una suma equivalente a su salario en actividad normal. Luego, puede optar por la excedencia (licencia sin goce de sueldo), de tres y hasta seis meses.La legislación prohíbe "el trabajo del personal femenino durante los 45 días anteriores al parto y hasta 45 días después del mismo". No obstante, la ley aclara que la mujer tiene la posibilidad de optar para que se reduzca la licencia anterior al parto, pero dice que "no podrá ser inferior a 30 días". Si bien la legislación garantiza continuidad en el empleo de "toda mujer durante la gestación", por otro lado permite al empleador despedir a la trabajadora mediante el pago de una "indemnización especial" (equivalente a un año de remuneraciones, incluido el aguinaldo), que se suma a la común por despido arbitrario establecida en el artículo 245 de la ley de contrato de trabajo. Además, vencida la licencia por maternidad, la trabajadora puede volver a la empresa, elegir la compensación por cese de relación laboral o hacer uso del estado de extensión del beneficio, aunque sin goce de sueldo hasta seis meses. También las trabajadoras madres de lactantes tienen derecho a disponer de dos descansos de media hora para amamantar a su hijo, durante su jornada de trabajo. Ese período no puede exceder el año posterior a la fecha del nacimiento del niño. La normativa estipula que en los establecimientos donde haya más de 50 trabajadoras mayores de 18 años, el empleador debe habilitar guarderías. Algunas firmas optan por hacerse cargo de los costos de ese servicio cuando no lo ofrecen directamente. Ampliación de licenciasActualmente hay en el Congreso una serie de proyectos que ya tienen dictamen de las comisiones de Trabajo y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, que fijan la ampliación de las licencias por paternidad y establecen la posibilidad de que a las madres de hijos adoptivos las alcance ese beneficio, tal como publica el matutino. Según dijo a La Nación Raúl Ojeda, asesor del ministro de Trabajo de la Nación, esa cartera sigue "con atención el curso de estos proyectos que tienen como objetivo fundamental defender los derechos de la mujer en el ámbito laboral".Hay quienes aseveran que, de aprobarse ampliaciones de esos beneficios, serán cada vez menos quienes deseen contratar mujeres en edad fértil. "Una licencia más larga termina siendo un arma de doble filo", observó ante la consulta del matutino una joven empleada. "Tanto en el ámbito público como en el privado, hay una tendencia a imitar el modelo europeo de derechos laborales, en particular en lo que se refiere a la protección de la mujer", dijo a La Nación Gustavo Gallo, abogado especialista en derecho laboral, titular de Gallo & Asociados. “Yo tomé tres meses de licencia sin goce de sueldo porque ni yo ni mi beba estábamos preparadas para separarnos tantas horas por día", contó al matutino Sofía Villalba, que trabaja en una empresa privada.Y agregó: "Si mi situación económica lo hubiera permitido, habría continuado la licencia sin goce de sueldo hasta que la nena cumpliera los nueve meses". Para la paternidad, la ley laboral establece dos días de licencia, aunque en muchas empresas este período suele negociarse. En el empleo público, hay cada vez más proyectos provinciales que buscan extender ambas licencias. El más reciente es el de Neuquén, donde la Legislatura aprobó una ley que amplía a 120 días la licencia por maternidad y a 10 días por paternidad. En la provincia de Buenos Aires, un proyecto que ya fue aprobado por la Cámara baja propicia ampliar a 210 días la licencia por maternidad. ConsejosDesde la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomiendan que la lactancia debería extenderse hasta los seis meses. La ley establece que las madres dispongan de dos descansos diarios de media hora para amamantar. "Pero es muy cansador física y emocionalmente tener que hacer eso como si fuera un trámite más", dijo a La Nación Laura Orsi, de la Asociación Psicoanalítica Argentina. La pediatría y la psicología internacional apuntan a la necesidad de que los bebes pasen el mayor tiempo posible con sus madres hasta los 7 meses. "Durante el primer año de vida, los niños aprenden todo lo básico, por lo que requieren de ella en cantidad y calidad de tiempo", afirmó al matutino Raquel Rascovsky, psicóloga especialista en familia.Lo cierto es que no todas las trabajadoras pueden tomar licencias sin goce de sueldo, tanto por cuestiones económicas como por temor a perder el puesto, si bien la ley existe la prohibición de despido por embarazo. Costo extraSegún el International Business Report (IBR), de Grant Thornton International, las mujeres aportan, en promedio, menos del 30% de los ingresos familiares.Además, este informe dio cuenta de que el 53% de las empresas prefiere no emplear a ninguna mujer en puestos gerenciales, y que sólo un 23% tiene a una mujer en su gerencia en la Argentina. "Lo que las empresas consideran antes de emplear o ascender a una mujer es el tiempo que la maternidad les insume en cuanto a productividad y la necesidad de contratar reemplazos durante las licencias -explicó Gallo-. Eso es el costo extra que deben pagar." Por eso, muchos especialistas consideran que una legislación muy amplia en cuanto a la protección de la mujer en lo laboral puede llevar al aumento del desempleo o del empleo informal. "Un empleado al que se le permite equilibrar su vida personal con la laboral es un empleado más motivado, y, por lo tanto, más productivo", opinó María Amelia Videla, gerente de Responsabilidad Social y Asuntos Públicos de Manpower. En cuanto a la delineación de políticas que favorezcan la integración de la mujer en el campo laboral, Videla enfatizó: "Es preferible ir de a poco, teniendo en cuenta las necesidades de cada puesto y de cada empleado. En la Argentina, estamos en proceso de transformar la cultura laboral con políticas que cada vez más tienen en cuenta las necesidades de la mujer."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada