viernes, 23 de octubre de 2009

Para construir un mundo posible pero Mejor

Para construir un mundo posible pero mejor

La comunidad tiene sus mecanismos espontáneos de enfermar y de curar.

Los debates dominantes en la salud mental de nuestra comunidad no son difíciles de identificar: la infancia expuesta a riesgos múltiples los problemas de identidad de la adolescencia agravada por desorganización familiar e inseguridad laboral la violencia creciente la inadecuada atención a necesidades de los adultos mayores. La respuesta sanitaria es parcial con insuficientes acciones preventivas énfasis en farmacología y descuido de recursos psicosociales. Muchos de estos problemas son subsidiarios de políticas sociales de carácter mas general. ¿Que puede ofrecer el psicoanálisis frente a este panorama? Los programas de asistencia a honorarios reducidos de los Centros de atención así como múltiples iniciativas de distintos analistas tienen un valor testimonial pero un alcance restringido. Creo que un puente posible, pasa por poner en relación los conocimientos del psicoanálisis sobre el cambio psíquico con los esfuerzos transformadores que se dan en la sociedad. La comunidad tiene sus mecanismos espontáneos de enfermar y de curar. Mas allá de las distintas técnicas psicoterapéuticas existen en las redes sociales factores que promueven el crecimiento mental, o que tienden a inhibirlo o destruirlo. De hecho el psicoanálisis aspira a que la persona pueda terminar el análisis con la capacidad de conservar e incrementar sus posibilidades de amar y de crear esto es de mantener su salud. En este campo analistas y no analistas enfrentamos problemas comunes. La comunidad no solamente es un elemento constitutivo de las condiciones de bienestar sino que además participa en los procesos de reparación mental ya que interviene permitiendo la integridad de un sujeto. Sabemos que un individuo que circula en los niveles simbólicos de las relaciones sociales es un actor social con mayores recursos psicológicos para una acción especifica capaz de transformar sus condiciones de existencias. El arte de curar no la tiene el curador este lo que puede tener es posibilidad de agilizar movilizar catalizar capacidades de reparación que están en las personas grupos familias instituciones. La noción de participación que ha cobrado tanta importancia en el ámbito de la promoción no deja de aportarnos ideas que refuerzan aspectos de la practica psicoanalítica al recordarnos a los analistas que solo la producción de saber por parte del analizante, con quien colaboramos en la tarea, es la garantía que despeja los peligros de que la cura, no se encarrile hacia el adoctrinamiento, o la sugestión hacia las que se deslizan en la actualidad muchas modalidades de intervención psicoterapéutica. En lo que corresponde a salud mental ¿hay posibilidades de que haya algún tipo de prevención que no sea algo que exija la participación activa por parte de los sujetos? ¿hay alguna prevención que no sea al mismo tiempo asistencia de alguna necesidad ,carencia ,dificultad ,o problema actual? Encaramos situaciones actuales, que puedan ser potencialmente dañinas en un futuro. Incluyendo la participación activa del sujeto, grupos, familias, instituciones en los problemas propios y en los del contexto.¿Para que? Para construir un mundo posible pero mejor.por Dra.Cecilia Moise APA/IPA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada